Tours de Misticismo / Matrimonio Inca

La variada geografía del territorio del Perú ha dado a sus habitantes las condiciones para asumir actitudes y relaciones místicas.
Hay evidencias que demuestran que los antiguos peruanos sabían cómo hacer uso de los lugares de concentración magnética para perpetuar su trabajo. También tenían un profundo conocimiento de los elementos que los unían a su medio ambiente, al cual incorporaban experiencias mágico-religiosas, un orden valioso que aún se expresa hoy en día.

TURISMO MISTICO

Hay una creciente tendencia en el interés de los turistas que visitan el Perú por tener experiencias trascendentales conducidas por uno de estos Maestros Shamanes. Los peruanos, en cambio, prefieren considerar este tipo de turismo como un “turismo de salud”.

En los últimos años, ha aparecido entre los turistas una tendencia fascinante y excitante en la búsqueda de espiritualidad de las culturas antiguas que habitaron el Perú. Algunas personas lo llaman turismo esotérico, un término equivocado dado que “esotérico” hace referencia a algo oculto, algo de lo que no se puede hablar ni ver, sin duda una definición que contradice la palabra turismo que en esencia significa mostrar. Esta tendencia es también llamada turismo místico, un término que vale la pena analizar.

Misticismo se refiere a una experiencia trascendental. Si queremos hablar en términos de Dios, podemos decir que es un acto de integración con o dentro de la divinidad. Los seres místicos experimentan visiones del mundo real y afirman que nuestro mundo es ilusorio. La gente utiliza el término Nirvana de la India para referirse a ese estado trascendental. En ese estado uno puede elevarse, ver seres iluminados, y el mundo parece estar más integrado, ser más interdependiente, sin ego, como realmente es, o como debería ser. Tendríamos que experimentarlo para estar de acuerdo con que nuestra visión normal está distorsionada dado que es tan egocéntrica.

CULTURAS PERUANAS

Aplicamos el término “misticismo” para quienes buscan experiencias espirituales en busca de un mundo mejor. Pero también existe otro tipo de “misticismo”, la curación milagrosa basada en la lectura de las hojas de coca y el llamado a los espíritus de las montañas. No hay sesiones nocturnas, en lugar de eso, hay ofrendas a la naturaleza. No podemos definir a estos expertos religiosos como chamanes ya que no entran en trance ni en ninguna forma de éxtasis.
La curación es directamente impuesta por la montaña (Apu, Wamani, Achachilla o Jirca, dependiendo del lugar de la Sierra) o por la Madre Tierra (Pachamama) a cambio una ofrenda, “despacho”, que los elementos conceden en reciprocidad.

CHAMANISMO

La palabra “chamán” se deriva del lenguaje Siberiano, también utilizado por los esquimales. Se refiere a seres humanos que tienen la habilidad de viajar a otros mundos y ampliar su capacidad de conciencia mezclándose con seres espirituales que también resultan ser ancestros, para encontrar la causa de alguna enfermedad que afecta a uno de los miembros de su comunidad y encontrar una cura. Una de las características principales del chamanismo es el uso del ritmo. Una maraca es comúnmente utilizada en el norte del Perú para demostrar que lo que estos chamanes del norte hacen ahora es algo que está desde la época pre-Inca.

Sólo debemos examinar algunas de las cerámicas que quedan de los antiguos Mochicas, mostrando a un curaca matraqueando rítmicamente para convocar la presencia de espíritus. Acompaña este ritmo con un cántico muy monótono que sirve como llave para acceder al mundo espiritual. Esta habilidad que los chamanes poseen es equivalente al llamado carisma que es de alguna forma una especie de don que algunas personas poseen y que no puede ser cultivado.
Aunque es verdad que un maestro los instruye, el maestro sólo instruye a aquéllos que han mostrado este carisma. Puede valer la pena mencionar que “chamán” es también un apellido, probablemente descendiente de los Mochicas, cuyo significado se ha perdido en el tiempo.

Si no dividimos lo espiritual de lo natural, es más fácil entender que las rocas, las montañas, los manantiales y las lagunas tengan espíritu y que debemos tomar en cuenta su influencia en los acontecimientos en lugar de pensar que sólo son elementos de la naturaleza.

Para la mentalidad religiosa tradicional nada existe por sí mismo ni existen acontecimientos atribuidos a la casualidad. Todo está conectado porque ésa es la manera en que la naturaleza de lo existente se da, o si lo queremos ver en términos teístas, porque es parte de la creación. Es por eso que todo merece veneración y cuidado, y cuando las sociedades tradicionales toman algo que necesitan ellos se lo piden a la sagrada Madre Tierra y le agradecen por los regalos recibidos.

TUPAY: EL MATRIMONIO INCA

 
Celebre su boda en Peru de acuerdo con los rituales y tradiciones Incas. Disfrute esta experiencia única y trascendental, que ha sido seguida por cientos de años. El ritual puede ser celebrado en cualquier época del año, en las fechas que la pareja elija.

El Matrimonio Inca ejemplifica la idea cosmológica del hombre y la mujer uniendo sus fuerzas complementarias. El matrimonio Inca básico era simple, comenzaba con la unión de las manos de las parejas ante un dignatario local. La ideología andina contempla dentro de sus relaciones sociales ‘Tinkunakuy’ que es la convivencia de dos almas compatibles, las cuales comparten sus actos durante un tiempo antes de formalizar su relación ante la sociedad.

El Tupay o unión de polaridades es complementado por cuatro complejos rituales:

– El Qapaq Qapachi o purificación. – El Koymi, la entrega de la abundancia en forma recíproca. – El Apacheqta, ofrenda a la Madre Tierra testigo de la formalización en la unión de dos cuerpos. – El Tupay propiamente dicho.

Este ritual trascendental puede celebrarse en cualquier época del año en las fechas la pareja elija.

Durante la cohabitación la pareja no puede procrear. Luego del Tupay la unión se enriquece no sólo con las responsabilidades socio-económicas sino también familiares. Desde este punto la pareja se convierte en Runa.

CEREMONIA DEL MATRIMONIO INCA O BODA ANDINA

Esta es una breve explicación de la ceremonia del Matrimonio Inca o boda andina y será la siguiente:

La ceremonia para la Boda Andina se llevará a cabo en algún lugar designado por el sacerdote andino, aproximadamente el día en que le reconfirmaré será día especial según el Calendario Astronómico para que coincida con el mejor momento para ustedes.

De todos modos, confirmaremos la identificación y reconocimiento del lugar debido a la importancia de esta ceremonia para que usted entienda el lugar sagrado y selle una relación entre el Santuario y ustedes.

Una vez que pisamos la tierra y seamos conscientes de la unión de ambos, los espíritus “Aukis” o guardianes del lugar transportarán nuestras intenciones.
Todos los detalles que pedimos.

Después de que se inicie el diagnóstico de la ceremonia del matrimonio, prepararemos la ofrenda para que esta unión sea lo mejor para la pareja, ya que se elegirá un testigo que será el «Mamallpa», usando el sagrado «Chumpi», símbolo de la unión entre ustedes. Uno al lado de la otro para alinear las bases o columnas vertebrales y facilitar un crecimiento o desarrollo único.

Los elementos que se usaran en la ceremonia serán:

Ofrenda especial:

Hojas de coca, un Unku (manto), un Chumpi (faja o correa).
Flores que armonizan con su energía.
Velas para la unión.
Vino de Oporto, incienso, agua de flores.
Maíz Blanco, Cintas multicolores

Acerca de los símbolos que usaran, uno es representativo que será proporcionado de nuestra parte, si le gusta usar otros elementos como anillos, coronas de flores, brazaletes, cintas para el cabello, etc., será a su elección.

andean-inca-marriagge
andean-inca-merrried-1
andean-inca-merrried-2