candelaria

TOUR ADICIONAL A PUNO

CAPITAL FOLCLORICA

ISLA AMANTANI
Se encuentra a 36 km. al noreste de la Bahía de Puno y tiene una superficie total de 9 km², a una altura de 3,817 m.s.n.m y el viaje dura 3 horas y media desde Puno.. La isla de Amantaní también se conoce como la isla del amor, ya que es especialmente encantadora. Allí, se puede percibir la energía positiva de la cosmovisión andina, y su población está compuesta por ocho comunidades quechuas nativas dedicadas principalmente a la agricultura, la cría de aves de corral y el trabajo artesanal. Son excelentes anfitriones y puedes compartir sus costumbres, experiencias en vivo y comida típica. Su artesanía y su arte textil son muy apreciados, así como su trabajo en talla de piedra, cerámica y otros artículos decorativos o utilitarios. En la parte superior de la isla, hay dos puntos panorámicos naturales desde los cuales uno tiene la vista más amplia del lago en toda su extensión.
Respecto a la arqueología, se pueden observar dos templos preincaicos dedicados a la fertilidad de la tierra. Estos son lugares sagrados construidos en diferentes colinas y aún utilizados para ceremonias rituales. Además, todavía hay otros recintos prehispánicos y un cementerio de momias. Realmente, Amantaní es un lugar hermoso e inolvidable.

Aquí tienes la oportunidad de pernoctar en las casas construidas para los turistas por los habitantes de Amantani.

ISLA DE TAQUILE
Esta isla se encuentra a 35 km. al este de la Bahía de Puno, frente a la Península de Capachica (Quechuas) y la Península de Chucuito (Aymaras). Tiene una superficie total de 11 km² y el pueblo está situado en la parte superior de la isla, a 4.050 m.s.n.m. y a 240 metros sobre el nivel del lago Titicaca. Significa Piedra Puma.
El viaje en bote motorizado entre Puno y Taquile dura aproximadamente 3 horas. Normalmente, uno llega al puerto de Chilkano, para subir los 532 escalones, para llegar al pueblo en sí, lo que demora unos 25 minutos. Pero, como recompensa, este esfuerzo nos permitirá penetrar en un mundo diferente, donde uno se encuentra con el pasado, el presente y el futuro. La isla tiene un gran valor étnico y cultural, ya que sus habitantes son claramente quechuas, principalmente dedicados a la artesanía, la pesca, la agricultura ligera y el turismo, mientras que siguen estando muy apegados a sus tradiciones y costumbres ancestrales. Existe un mercado de artesanías, donde se destaca el arte textil de Taquile.
También hay lugares arqueológicos pre-incas e incas, son lugares sagrados, como Mulsina; un centro ceremonial y ritual para ofrendas a la Pachamama (Madre Tierra). Sin lugar a dudas, Taquile es un lugar mágico de cultura en vivo, con maravillosas vistas de sus encantadoras playas.

Aquí también tienes la oportunidad de pernoctar en las casas preparadas por los Taquilenos para los turistas.